Viajando por la Patagonia

Continuamos nuestro viaje por la Patagonia en Punta Arenas, el punto más austral del mundo. Allí nos esperaban días tormentosos, porque hay un viento constante. El invierno es muy suave con temperaturas de más 3 grados a menos 3 grados.

La estatua de Magallanes

El ayuntamiento, la sede del gobernador y la catedral se encuentran en la Plaza de Armas. En el centro de la plaza hay una gran estatua de bronce que representa a Magallanes. Atrapó a dos indios, un acto simbólico de opresión.
Luego visitamos el interesante cementerio de Punta Arenas, que fue declarado Monumento Nacional.

Cipreses verdes, cortados en columnas, alinea avenidas largas. En un complejo comunitario hay tumbas de inmigrantes alemanes. Sus tumbas son bastante sencillas, a diferencia de los monumentos de los ciudadanos ricos del Gründerzeit. El mármol fue procesado aquí en toneladas.

La etapa siguiente nos llevó a la NP de Torres del Paine

El parque nacional tiene una extensión de 240.000 hectáreas. En el parque hay muchos pequeños lagos glaciares que brillan en turquesa. Llegamos a un lago donde los bloques de hielo blanco-azul del glaciar Grey nadaban.

Nuestros caminos se cruzaban rebaños de guanacos y pequeños zorros miraban a los arbustos rojos florecientes. Las cumbres de los tres picos más altos sólo estaban cubiertas de niebla. Al final del recorrido nos dirigimos a las cascadas. El agua del río Paine cae al barranco, envuelta en el macizo de las Torres del Paine. Una vista fascinante.

Una de las excursiones más hermosas que hicimos al día siguiente nos llevó a Isla Magdalena, donde viven pingüinos magallánicos. Estos pequeños y lindos animales, incluso andaban a caballo por el camino delante de nuestros pies, no son tímidos. Tienen entre 50 y 70 centímetros de altura y pesan hasta cuatro kilogramos. Los pingüinos se reproducen en cuevas, alternando entre ellos.

Las cuevas estaban casi todas llenas. Después de unos 40 días los niños salen del cascarón y después de unos 30 días pueden salir de la cueva.

Entrando a la Argentina

Terminó un día lleno de acontecimientos y nos despedimos de Chile y continuamos nuestro viaje a Argentina. En autobús nos dirigimos desde Punta Arenas en Chile cruzando la frontera con Argentina.

Desde El Calafate comenzamos nuestro recorrido hacia el Glaciar Perito Moreno a la mañana siguiente. Este glaciar es uno de los pocos en el mundo que todavía crece. La nieve se convierte en un torrente de hielo, que se congela y vuelve a descongelar debido a las fluctuaciones de temperatura y se pone así en movimiento.

Este hielo prensado fluye lentamente hacia el valle y forma una lengua glaciar. En este punto el glaciar comienza a “parir”, partes del glaciar se desprenden y caen al agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *