Qué hacer en Altafulla

Este pequeño municipio de la provincia de Tarragona posee varias razones para pasar unas vacaciones en él, la principal de todas es que es un lugar tranquilo, alejado del turismo salvaje y bullicioso, además de poseer hermosas playas y una inmensa historia gracias a sus orígenes.

Para disfrutar de unas buenas vacaciones vasta con reservar un Hotel en Altafulla y gozar de todo lo que tiene para ofrecernos. Si no sabes por donde comenzar, aquí te mencionare una serie de lugares que no puedes dejar de ver.

Vila Closa

Un antiguo núcleo medieval amurallado y fortificado, de los edificios que lo conforman, el Castillo es el más famoso, conocido como Castell dels Montserrat, que para la época era más una fortaleza de defensa que la residencia real. Este lugar fue construido en el siglo XI y paso a ser remodelado durante el siglo XVIII, por lo que aún conserva muchas casas señoriales de la época, así como plazas emblemáticas.

Iglesia de Sant Martí

Una iglesia con fachada de estilo barroco y planta neoclásica en forma de cruz con tres naves. Esta famosa iglesia alberga en su interior los restos de los marqueses de Tamarit, además de varias esculturas, entre la más mencionada un retablo barroco de 1745. Algo impresionante es lo que hay detrás de este templo, un bloque de piedra de la época romana del siglo II, en el cual se encuentra una inscripción a modo de epitafio.

Villa romana de Els Munts

Este complejo residencial data del siglo I, cuyos restos te permitirán observar cómo era la vida de un alto mandatario romano. A su alrededor podrás encontrar una variedad de villas cercanas a la playa, lugares perfectos para pasar unas vacaciones. En la planta baja del complejo se conservan dos estanques que fueron antes el jardín y almacén, así como depósitos de agua que alimentaban a la villa. Este lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Rio Gaiá

Este rio que enmarca el al municipio Altafulla, fue declarado Reserva Natural de la Fauna Salvaje en el año 1995. Toda la zona está rodeada por pinos blancos, puedes recorrerla a través de los diversos caminos que la forman y disfrutar de la variada fauna que habitan en este lugar.

Playa Altafulla y playa Canyadell

La principal razón por la cual los visitantes van a Altafulla, son sus playas. El municipio cuenta con dos playas, la primera es de aproximadamente un kilómetro de longitud, es la más popular, a sus alrededores podrás encontrar diversidad de sitios construidos para fortalecer el turismo en la zona, entre estos el Club Marítimo, donde puedes alquilar equipos para practicar diferentes deportes náuticos.

La playa El Canydadell es una pequeña cala de apenas unos 60 metros de longitud, por su tamaño no es muy popular, por lo que es poco visitada, un lugar tranquilo y alejado del bullicio de la ciudad, ideal para un día relajado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *